replica watches rolex replica omega replica
70-643 070-294 70-640 70-462 exam 70-643 070-294 70-640 070-294 dumps 70-462 exam 70-463 070-294 70-460 070-294 dumps 070-294 dumps 70-462 exam 70-643 070-294 70-640 070-294 dumps 70-643 70-462 exam
6 70-462 70-463 70-480 70-689 70-460 70-463 70-480 70-689 70-460 70-462 70-463 70-480 70-689 70-460 70-432 70-462 70-463 70-480 70-689 70-460 1Z0-052 642-813 642-832 70-346 70-347 70-410 70-462 70-463 70-480 70-689 70-460 70-480 70-689 70-460 70-467 1z0-061 70-463 70-480 70-689 70-460 70-467 1z0-061 1Z0-052 642-813 642-832 70-346 70-347


Visitas
1267424


 Opinión
 

23/03/2009
Motril Acoge
¿Conoces la situación de los inmigrantes?
 
Se acepta ya sin rubor en nuestro país la idea de que los inmigrantes poseen una única dimensión: la de ser “mano de obra” que se necesita en mayor o menor medida dependiendo de cuál sea la exigencia del mercado de trabajo. Se les considera exclusivamente como un factor más de la producción, como simple mercancía que se importa cuando el abastecimiento nacional es deficitario o se les cierra la aduana cuando el mercado está saturado. Por eso, tras unos años en que eran necesarios miles de ellos para cubrir los puestos de trabajo vacantes por su baja remuneración o por sus condiciones laborales, ahora, con la llegada de la crisis, ya no los necesitamos y se impone reducir drásticamente el número de los que llegan y persuadir o perseguir a los que viven aquí para que se vayan. Recientemente el ministro Rubalcaba se felicitaba porque “en 2008 se han repatriado más inmigrantes y a más países que en años anteriores” y “cada vez entran menos y cada vez salen más”. A estos objetivos responden claramente las recientes medidas adoptadas por los Ministerios de Interior y de Trabajo: acoso policial al inmigrante basándose en sus rasgos físicos o color de su piel y llevado a cabo en los lugares más inesperados e insólitos, como paradas y estaciones de autobús, proximidades de colegios y servicios sociales de Ayuntamientos, e incluso en sus propios domicilios. Los cupos en las comisarías, las cacerías de inmigrantes no son ya una anécdota; son el procedimiento habitual de una política migratoria que pretende sembrar el miedo y la inseguridad entre los inmigrantes para reducir, no importa a qué precio, su presencia en España. Pero lo más grave de todo es que, con el más descarado cinismo, nos presentan las medidas adoptadas como el mejor proceder para la integración de los inmigrantes. Olvidan que la política migratoria no puede reducirse únicamente a una consideración utilitarista de las personas y se olvidan igualmente de reflexionar sobre las causas reales de las migraciones. El nivel de vida en los países de origen no se debe sólo a sus gobernantes. Han sido los países del Norte los que antes han empobrecido y siguen esquilmando a los del Sur. Por eso no es decente pensar que su pobreza nos es ajena. Motril Acoge.  
 
Volver

Web de la Asociación Jaen Acoge 2008 ©
Kamino v 5.0       Realizado por  Diasoft
nueva
Buscador:
 Inicio Opinión Motril Acoge
Legal Contacto Usuarios     idioma idioma